sábado, 21 de noviembre de 2020

Kajillionaire, las formas de la miseria

En ocasiones, la miseria viene de dentro, nace de la circunstancia, del desarrollo o la falta de él. A veces, simplemente es la forma en que las relaciones han sido siempre y la nula sensación o necesidad de cambio. 




En esta, la tercera película de Miranda July, una sensación en Sundance, se resume fácilmente la consecuencia emocional del abandono y de la negligencia. 

Kajillionaire nos habla de una familia disfuncional de estafadores de poca monta que hacen todo lo posible por sobrevivir con el mínimo esfuerzo y dinero, considerando a los que viven trabajando arduamente como Kajillionaires, enganchados con el sistema, según los delirios conspiranoicos del padre de la familia.  



Una brillante Evan Rachel Wood es la protagonista de la historia como Old Dolio, quien funge como un compinche más del grupo de estafadores, y nada como la hija de sus padres, quienes la tratan de forma despectiva. Es tan irónico lo poco que significa para sus padres, que la anécdota del origen de su nombre lo explica todo. 

El centro de la historia es sobre el grupo de estafadores buscando cubrir una deuda, y uniéndose inesperadamente a un personaje que aparece aleatoriamente, pero que resulta fascinado por su estilo de vida, decidiendo apoyarlos, más que todo para apoyar a Old Dolio. 

La película tiene un ritmo interesante, imágenes y metáforas bellísimas, como la de los temblores y la espera del final, así como secuencias profundas, como la de la visita al anciano.



 Es precisamente ese cúmulo de buenas secuencias, y el gran atino del guión de recorrer lentamente por diversos géneros, tanto comedia negra, drama familiar, romance y cine de robos, lo que hace funcionar esta película de forma tan precisa. 

Vale la pena ver esta película, por su historia y desarrollo.

Lo único que sentí es que hay momentos en que la actuación sosa de la protagonista parece ir demasiado lejos, pero en general funciona. 

Kajillionaire: 7/10.


Trailer: 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Space Jam: A new legacy, tan innecesaria como olvidable

 Cada cierto tiempo nos toca un remake que nadie pidió, y que parece solo confirmar que la industria ama demasiado el reciclaje de ideas. Y ...