miércoles, 18 de noviembre de 2020

Greenland, y el enésimo fin del mundo

 Cada cierto tiempo se vuelve a poner de moda el cine de catástrofe, que comenzó hace décadas con las invasiones extraterrestres, y que tan rentables fueron a partir de los 90 con la llegada de Independence Day, Godzilla, Deep Impact, Armaggedon y toda esa plétora de películas en las que, en su mayoría sobrevivíamos. Normalmente coincide con algún momento de la historia que por pura escatología estamos convencidos que es una posibilidad de fin del mundo. Lo más reciente fue el fin del mundo pronosticado por los mayas, en 2012, en la película homónima. Y Greenland es una de esas películas de catástrofes, en las que, aunque la trama suena repetitiva, y hasta cierto punto inverosímil, es la parte centrada en las familias lo que le da cierto valor. 



Greenland nos cuenta la historia de John Garrity, quien decide ver con su familia y vecinos, mientras por televisión se transmite el paso de restos del meteorito llamado Clarke, que se desintegrará al entrar en la atmósfera terrestre. Lo que nadie pudo predecir, es que Clarke viene acompañado de cientos de fragmentos de diferentes tamaños, incluido uno que podría representar la extinción de la humanidad. 

Aunque de ahí en adelante la acción es frenética y efectiva, es el drama de la familia, intentando encontrar refugio para sobrevivir, o al menos hacer el intento, lo que le da un poco de sabor a la película. Aparentemente, el gobierno selecciona gente para ser resguardada de acuerdo a sus habilidades o lo que podrían aportar en la reconstrucción de la humanidad. Joh es seleccionado, pero ocurren giros que cambian el proceso y es rechazado. La gente hace lo que sea por sobrevivir, incluso ignorar sus valores y principios, y eso parece ser un retrato de las sociedades individualistas 



Las actuaciones cumplen pero no son remarcables, y la película se luce más por el desarrollo de los personajes y de sus historias, y no tanto por el gráfico y morboso fin de la civilización que solemos ver. 

Aunque no es una fórmula nueva, la película acaba siendo cuando menos interesante, y entretenida. 

Lo mejor, el desarrollo de los personajes y los puntos de vista. 

Lo que menos me gustó, las situaciones sin mucho sentido,casi al final. 


Greenland: 6.5/10.

Trailer: 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

El Agente Topo contra la soledad

  El cine latinoamericano sigue en forma, y con esta producción, el cine chileno aspira a dos categorías en los Oscar, Documental y Película...