martes, 10 de noviembre de 2020

Da 5 Bloods y la guerra infinita

 Vi Da 5 Bloods (2020), la más reciente película de Spike Lee, en la que se adhiere al cine de comentario social, que ha recobrado relevancia en los últimos años. Quería disfrutarla y sentir el impacto del comentario social, y el resultado fue muy irregular. 

La producción de Netflix es grande en términos artísticos, y ambiciosa en términos narrativos, y en ambos aspectos cumple en mínimos. Si bien técnicamente no es algo inolvidable, es la historia, los forzados paralelos del racismo constante e inevitable en la sociedad estadounidense, lo que deja a Da 5 Bloods a medio camino de la épica anti bélica. 

La historia nos habla de 5 soldados afroamericanos enviados a Vietnam a combatir en los años más cruentos de la guerra, mientras la lucha por los derechos civiles estaba en su apogeo. Los 5 soldados son interpretados de manera unidimensional, a excepción del protagónico interpretado por Delroy Lindo, quien lleva el peso de la historia, al mostrar el trauma que se queda viviendo en la psique de los soldados que llevan a cabo acciones sangrientas bajo la idea del cumplimiento de un deber que ni siquiera acaban de comprender. Y es este mismo personaje, Paul, quién tiene más capas, al ser mostrado como una especie de patriota, un padre con una relación particularmente difícil con su hijo, y un soldado lleno de una culpa misteriosa. 

Años después, ya viejos, deciden ir a buscar los restos de su superior, a quien consideran casi un maestro espiritual, interpretado por Chadwick Boseman, en su último proyecto estrenado antes de morir.

Pero hay más que ir a buscar los restos de su exlíder, hay algo más que mueve a los 4 "sangres" restantes, y es ese el motor de la película, que recuerda en parte a "El tesoro de la Sierra Madre"

El problema con Da 5 Bloods, es que intenta ser demasiado. Su comentario social se diluye en las diversas líneas narrativas, incluyendo abandono paterno, crítica al clásico síndrome del salvador blanco, estafas, y hasta el racismo que proviene de las mismas víctimas de racismo, cuando tienen oportunidad. 


Lo que más me gustó, fue el recurso de mantener a los actores viejos en las escenas de recuerdos de los sucesos de la guerra. Fue un ejercicio de simbolismo genial para mostrar que las heridas de la guerra, pese a todo, siguen en ellos, aún luego de haber seguido adelante con sus vidas, como lo hayan hecho, aún dejando atrás dolorosas experiencias, estas viven siempre en ellos. 
Son ellos reviviendo su historia, y es por ello que Norman, el personaje de Boseman, es el único que permanece joven en los flashbacks, es el único que murió ahí, los demás murieron quizás un poco, pero siguieron adelante. 
Lo que menos me gustó, el uso de diversas líneas narrativas que a veces resultaban ser innecesarias. 

En conclusión, Da 5 Bloods es tan relevante como lo es el movimiento contra el racismo sistémico estadounidense, y como producto cultural, tiene suficiente comentario como para entender como 45 años después de la Guerra de Vietnam, se siguen peleando las mismas batallas aún cuando la historia ha seguido. 
Es brillante que inicie con comentarios de Ali sobre su negativa a servir en la guerra, y que finalice con palabras de Martin Luther King Jr. 

Es de las películas más urgentes y necesarias de Spike Lee, pero no de sus mejores películas en general. 

Como dice el protagonista: "We fought in an immoral war that wasn't ours for rights we didn't have". Esa es la base y la conclusión de esta película. 

Da 5 Bloods: 7/10.

Posibles nominaciones al Oscar: Mejor Actor, Sonido, Diseño de Producción, Guión Adaptado. 

Ya disponible en Netflix. 

Trailer: 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Space Jam: A new legacy, tan innecesaria como olvidable

 Cada cierto tiempo nos toca un remake que nadie pidió, y que parece solo confirmar que la industria ama demasiado el reciclaje de ideas. Y ...