domingo, 6 de diciembre de 2020

Ammonite, el amor y la soledad

En 2019, Celine Sciamma estrenó una maravillosa y conmovedora historia de amor entre una pintora y la joven mujer que le han encargado pintar, en un paraje hermoso y relatado de forma íntima y preciosista. Esa película se llamaba Portrait of a Lady on Fire, una hermosa película que falló en llegar a la gran industria y sus premios mayores. Los Oscar la ignoraron completamente aunque fácil podría haber resultado nominada por su guión, maravillosa fotografía, y hasta para una de sus actuaciones. Y esa, es la razón por la cual Ammonite me parece menor. 



Ciertamente, hay muchos paralelismos entre ambas películas, desde la soledad de los personajes, el paulatino enamoramiento, y su desenlace, hasta la relación con la escenografía natural, que encierra todo en un halo de nostalgia e intimidad. Pero hablemos de sus diferencias. En Ammonite, tenemos a la pareja protagónica con la mejor actriz de su generación, Kate Winslet, 7 veces nominada al Oscar y ganadora una vez, y Saoirse Ronan, 5 veces nominada, y aún pendiente de ganarlo, aunque no tengo ninguna duda que es cuestión de un par de años. Hay muy poca química entre los personajes, y el desarrollo de su relación no es ni por cerca, ni parecido tan siquiera, al de la otra película que menciono. Todo sucede demasiado rápido, de manera simple y sin aprovechar el metraje. 

La historia es sencilla, Mary Anning es una paleontóloga empírica que se dedica con pasión a desenterrar fósiles, de ahí el título, y a venderlos a gente rica, a mediados del Siglo XIX. De esa manera, y únicamente porque necesita el dinero para mantener a su anciana madre, acoge a la geóloga Charlotte Murchison, luego que él se ve atraído por el trabajo de Anning, y decide dejarla con ella para ayudarla en su recuperación luego de enfrentar problemas emocionales. Francis Lee, el director, falla en darle la suficiente exposición a la relación emocional, y a su base, y prefiere darle minutos a la escena de sexo entre las protagonistas, que no abona demasiado a la forma deficiente en que se hila la historia. 



Si esta película sobrevive al hype académico, lo hará simplemente por su buena producción y por el innegable talento y oficio de Kate Winslet y de Saoirse Ronan, que son brillantes, aún con personajes limitados y con un guión tan deficiente. 

Ammonite: 6/10.

Trailer: 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Space Jam: A new legacy, tan innecesaria como olvidable

 Cada cierto tiempo nos toca un remake que nadie pidió, y que parece solo confirmar que la industria ama demasiado el reciclaje de ideas. Y ...