domingo, 7 de febrero de 2021

De naturaleza Imperdonable

Vivir en sociedades como la nuestra te vuelve duro. Sobrevivir te vuelve duro. Es una exigencia, enfrentar nuestros más oscuros secretos, nuestros más dolorosos recuerdos,vivencias y cotidianedades, con la reacción violenta que se construye luego de haberlo soportado todo, de haberlo sobrevivido todo. Marlen Viñayo, consigue adentrarse en uno de esos espacios que concentra mucho de lo que representa nuestras sociedades, y lo hace sin aferrarse al dolor, sino más bien poniendo frente a nuestros ojos nuestras dualidades, y poniendo a prueba nuestros preconceptos más duros. 
Imperdonable, que ha hecho ya un bastante fructifero recorrido en el circuito de festivales de documentales alrededor del mundo, consiguiendo la atención incluso del ganador del Oscar, Barry Jenkins,es precisamente una muestra directa y a la yugular, de nuestra realidad compleja y contradictoria. 



Este documental de poco más de media hora, se destaca precisamente por lo que insiste en mostrar, más que su estructura y su realización técnica, un compendio de temas que enmarcan de forma fascinante lo que nos tiene en este embrollo social que a veces puede parecer infinito y agotador.
En solo 35 minutos, conocemos la historia de privados de libertad, condenados por fechorías gravísimas ante la sociedad, que se sienten tan o más juzgados por su orientación sexual que por sus múltiples crímenes. Y es que Viñayo jamás le huye a mostrar la naturaleza violenta de los protagonistas, es más desde los primeros compases conocemos los crímenes narrados directamente por ellos, en una guerra informal en la que tomaron parte como fruto de una sociedad resquebrajada y excluyente, en la cual la pandilla pareció ser una de sus pocas vías de escape, un escape que saben, les trajo un precio a veces impagable, y jamás el documental intenta justificar sus actos. 

Los seres humanos somos complejos, y eso no es ninguna novedad; La novedad es que los preconceptos de seres sin sentimientos, a los que la sociedad quisiera encerrar en una isla y lanzarles una bomba atómica bajo la premisa de "Muerto el perro se acabó la rabia", todo ese preconcepto, se llena de aristas que no son comunes para el espectador. El amor, la ternura, el miedo, la necesidad de ser libres, para ellos,por ellos,ahí, siempre presos, pero libres de expresarse.

Luego tenemos la temática de la visión religiosa, en la que nuestras sociedades conservadoras han implantado una visión dogmática de lo que debemos sentir. Esa parte honestamente me quebró. ¿Cómo podés sentir miedo que el dios en que creés no te va a aceptar por quien has decidido amar?  Ser homosexual, tener su decisión ante el mundo, es algo que ni siquiera sus familias, las que los aman a pesar de su involucramiento en crímenes atroces, jamás aceptarían. 
En un fragmento, el pastor de la iglesia cristiana les dice a medio culto, que dios les dará una nueva oportunidad, que los limpiará, que solo deben creer, dejar de lado sus pecados y arrepentirse seriamente. Pero, ¿en serio nuestra sociedad les perdonará sus pecados?, ¿En serio tendrán una nueva oportunidad?


Este documental, me ha dejado profundamente triste. Es una experiencia que quizás no resulte reveladora,y que a mucha gente le moleste porque humaniza a quienes socialmente dicen que no deberían humanizar. Y eso habla mal de una sociedad que está repleta de culpas y escasa hasta el cansancio de perdón, de sanar mentalmente. 

En serio espero que en las próximas semanas, puesto que ya se está votando en la academia, este documental esté seleccionado en la lista corta y luego entre en la lista de nominados al Oscar, porque es apabullante el efecto de este espejo de nuestra sociedad, con sus matices, dolores y odios, en la comprensión de lo que nos hemos convertido. 

Imperdonable:8.5/10

Trailer: 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Space Jam: A new legacy, tan innecesaria como olvidable

 Cada cierto tiempo nos toca un remake que nadie pidió, y que parece solo confirmar que la industria ama demasiado el reciclaje de ideas. Y ...