viernes, 2 de julio de 2021

Nuevo Orden, o la lucha de clases vista desde lejos

 Comencé a ver esta película de Michel Franco, por sus menciones en el Festival de Venecia del 2020, y por las opiniones sobre su temática política un tanto intensa para la actual situación del mundo. Y resulté quizás un poco decepcionado. 



Y es que, si bien Franco consigue armar una interesante historia, hilarla bien y desarrollar una atmósfera siniestra y al mismo tiempo que distópica, cercana, su problema está en la forma de tomar el conflicto principal, reduciéndolo de forma superficial, como quien voltea hacia el otro lado en lugar de llegar al meollo, a la motivación. Porque a la película no le interesa la motivación, le interesa el valor del shock que puede ocasionar en el espectador, lo cuál, dicho sea de paso, consigue fácilmente, con escenas que a veces poco contribuyen al desarrollo de la historia. 

Para ser igual de reduccionistas que logra ser esta película, puedo resumir en la visión somera sobre la lucha de clases en el México de un futuro cercano. Vemos el contraste entre la felicidad de una familia privilegiada, con sus invitados ricos en un barrio lujoso de México, mientras en las afueras, una rebelión de las clases empobrecidas parece ir cobrando fuerza mientras los ricos deciden ignorarla, porque, ¿cuándo ha sido un peligro real para ellos? Pues, esta vez la rebelión los alcanza, y la avalancha de la clase obrera, los ricos son asesinados, robados, humillados, y todo es mostrado sin contemplaciones. En algún momento ves la película y decís, "pobres millonarios", y es lo que se obtiene al no dar voz a las motivaciones, volviendo a los pobres una masa furibunda, vengativa y sin razonamientos.


 

Luego, conocemos como los ricos se trasladan a lugares más privados, mientras la situación de las rebeliones da pie a la distopía mexicana, y se comienza a establecer un gobierno militar que toma el control de todo mientras aprovecha para el pillaje de los ricos, que los sostienen y sostendrán, y el abuso sobre los pobres, que como es costumbre, resultan ser los más afectados. 

Si hay algo que es positivo a mencionar, es la facilidad con que el guión se desarrolla, y el atrapante ritmo que desencadena las situaciones sin dar lugar a un segundo de aburrimiento, en eso precisamente, Franco ha tenido éxito. 



En general, esta historia, en forma de cuento de advertencia sobre los peligros de un estado controlado por grupos político-militares funcionaría mejor si se le agregaran 15 minutos de contexto político social de todas las clases, y no se abusara de la perspectiva de los millonarios, y es por eso, que Nuevo Orden pasa de ser un intento burdo de emular la visión de Parasite,y queda en un ensayo demasiado edulcorado de la realidad social latinoamericana. 

Nuevo Orden, disponible en Amazon Prime: 6/10


Trailer: 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Space Jam: A new legacy, tan innecesaria como olvidable

 Cada cierto tiempo nos toca un remake que nadie pidió, y que parece solo confirmar que la industria ama demasiado el reciclaje de ideas. Y ...